VIOLENCIA DE GÉNERO EN LAS MUJERES CON DISCAPACIDAD DE CASTILLA LA MANCHA

En Castilla-La Mancha la discapacidad tiene rostro de mujer y representa un grupo con especiales dificultades de integración social, sobre el que pesan prejuicios sociales, discriminación, y una clara vulneración de sus derechos básicos (educación, trabajo, etc.), factores que apoyan el hecho de que posiblemente sufran un índice mayor de violencia que el resto de colectivos de mujeres.

La violencia no sólo es una realidad frecuente en el caso de las mujeres con discapacidad, sino que en muchas ocasiones es la causa misma de la discapacidad.

Su invisibilidad genera una doble discriminación: por su condición de mujer y por su condición de persona con discapacidad, lo cual hace que los papeles que la sociedad asigna a estas mujeres sean distintos de los que se asigna al resto de mujeres.

Según el Informe de Situación de las Mujeres de los Grupos Minoritarios en la Unión Europea (2003/2109(INI)) de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Oportunidades (FEMM) del Parlamento Europeo, casi el 80% de las mujeres con discapacidad es víctima de la violencia y tiene un riesgo cuatro veces mayor que el resto de mujeres de sufrir violencia sexual. Además, el 68% de ellas vive en instituciones, expuestas a la violencia de personas de su entorno, ya sea personal sanitario, de servicio o cuidador.  

En nuestro país, los datos de la Macroencuesta 2019 sobre Violencia Machista del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad revela su mayor exposición a ser víctimas de agresiones por parte de sus parejas o exparejas. Casi una tercera parte (31%) de las mujeres con discapacidad ha sufrido o sufre algún tipo de violencia por parte de su pareja o ex pareja: la prevalencia en todos los ámbitos de violencia (física, sexual, psicológica de control, psicológica emocional y económica) dobla al resto de mujeres (12,5%).

La hipótesis de partida para este primer estudio regional promovido por el Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha pretende corroborar que las mujeres con discapacidad castellanomanchegas son víctimas de violencia y tienen un riesgo mucho mayor que el resto de mujeres de sufrir violencia machista y sexual en los ámbitos domestico, social e institucional.

Objetivo general:

Conocer el porcentaje de mujeres con discapacidad residentes en Castilla la Mancha que han sufrido o sufren algún tipo de violencia, observando si la discapacidad tiene una especial incidencia en la aparición de la violencias, en qué modo se concretan y que diferencias presentan con la población general de mujeres castellanomanchegas.

Objetivos específicos:

  • OE1: Analizar los distintos contextos sobre los que las mujeres con discapacidad de Castilla La Mancha sufren violencia de género, en especial violencia sexual.
  • OE2: Identificar líneas de intervención que mejore la calidad de vida del colectivo a la luz de los resultados obtenidos para que la sociedad castellano manchega y en particular el conjunto de instituciones y agentes implicados, puedan abordar la discapacidad con una perspectiva de género, y viceversa, incluir la variable «discapacidad» como eje de acción transversal en las políticas de género.
  • OE3: Mejorar la calidad del servicio ofrecido por el conjunto de instituciones, entidades y agentes implicados en materia de igualdad y prevención de la violencia machista:


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Facebook
Twitter